No creo que haya un consejo mágico que sirva para todo el mundo

Gabriella Campbell nació en Londres, aunque ha estado casi toda su vida en España. Estudió Teoría de la literatura y literatura comparada y, desde hace catorce años, ha trabajado en distintas labores de edición y asesoría para escritores. Es escritora de fantasía oscura, weird y fantasía cómica, y es conocida sobre todo por su blog, Gabriella Literaria.

En primer lugar, nos gustaría saber un poco más de ti y conocer tu trayectoria en el mundo de la literatura. 
 ¡Creo que he hecho casi de todo! Cofundé una editorial hace siglos y allí tocaba hacer mil tareas distintas: maquetar, corregir, editar, diseñar, promocionar, etc. Tras el cierre de la editorial me dediqué a ofrecer esos servicios a empresas y particulares, pero no pude evitar centrarme en lo que es más importante para mí, que es escribir. 

Empecé a publicar allá por el 2007, que salió mi primer poemario, pero ha sido en los últimos cuatro o cinco años cuando realmente me he puesto las pilas. Tengo varias novelas en la calle (con José Antonio Cotrina), un libro de relatos y una guía de corrección para escritores.  

La Lit Con Madrid te ha invitado este año a participar en una mesa redonda sobre la escritura a cuatro manos. ¿Cuál es la principal diferencia con la escritura de “dos manos”?
Es un tema larguísimo y muy complejo, porque cada escritor es un mundo y su manera de compaginar su trabajo con otro autor varía bastante. Da tanto de sí el tema que escribí un artículo muy completo en mi blog con varios ejemplos que conozco. José Antonio y yo, por ejemplo, hemos pasado por muchos métodos distintos hasta dar con uno con el que nos sentimos realmente cómodos. 

Para mí las diferencias principales son dos: el primero es que el ego interfiere más. Tienes que dejarte la tozudez y el orgullo en casa si no quieres que todo se convierta en una pelea constante. El segundo es que tienes un extra de confianza, porque hay otra persona a tu lado para pillar las grandes meteduras de pata (y siempre hay grandes meteduras de pata, por mucho que intentes hacer las cosas bien).  

Compartes la autoría de la saga de fantasía oscura “Crónicas del fin” con José Antonio Cotrina, aunque no es el único trabajo que habéis hecho juntos. ¿Por qué escogiste esta técnica? 
José Antonio y yo ya nos leíamos antes de empezar a trabajar juntos, y a ambos nos gustaba lo que hacía el otro. Nos apetecía probar a escribir algo entre ambos y así lo hicimos. Creo que en muchas cosas nos complementamos muy bien. Lo gracioso es que cada vez que terminamos una obra a cuatro manos nos decimos que necesitamos un descanso, escribir cada uno lo suyo… pero enseguida volvemos a la carga y se nos ocurren más ideas para libros nuevos en conjunto. 

¿Cuáles son las principales dificultades que presenta la escritura a cuatro manos?
Como he mencionado antes, puede ser problemático mantener el ego a raya. En mi caso, además, no había publicado novela antes de empezar a trabajar con José Antonio, y tuve que aprender a velocidad acelerada. Esto fue muy positivo, porque aprendí de una persona excepcional, pero también me exigió bastante esfuerzo y me tuve que dejar el orgullo aparcado para poder sacar lo mejor de mí e intentar estar a la altura de las circunstancias.

Conozco casos de autores que han conseguido escribir juntos sin problema desde el principio, pero no es el caso más habitual. Suele haber un tiempo de aclimatación y de optimización del proceso. Por suerte, creo que ya por fin hemos conseguido desarrollar un sistema que nos permite escribir cada vez mejor y más rápido (porque ambos, además, somos escritores lentos).  

Volvamos a la LCM, ¿qué te ha impulsado a participar y, por ende, apoyar un evento como la Lit Con Madrid 2018?  
La feria del libro de Madrid es uno de mis eventos favoritos, en general. Tengo muy buenos recuerdos de la primera firma que tuve en ella (con El fin de los sueños) y de lo bien que nos trataron todos los blogueros que visitaron la feria (y a nosotros) en aquel momento, sobre todo personas que en su momento eran lectores de juvenil. No estoy escribiendo juvenil ahora mismo (Crónicas del fin, por ejemplo, es adulto), pero ahora esos blogueros han crecido y son, a su vez, adultos. Algunos ya son compañeros escritores e incluso amigos. Cualquier evento que busque recuperar el espíritu de la Blogger Lit Con de entonces es un evento al que quiero asistir.  

¿Qué les dirías a todos aquellos autores que se están planteando este arte de escribir a cuatro manos? 
No creo que haya un consejo mágico que sirva para todo el mundo. Si algo he aprendido asesorando a escritores es que cada autor es un ser distinto, con sus circunstancias concretas. Si alguien quiere probar a escribir un libro a medias, ¿por qué no? Pero sí que creo que lo ideal es escribir con alguien que a) escriba un poquito mejor que tú (para aprender en el proceso) y b) sea una persona disciplinada. Todos nos hemos entusiasmado al principio de un proyecto conjunto para luego dejarlo de lado en cuanto surgían cosas más apremiantes. Una de las cosas que más me gusta de mi coautor es su voluntad de trabajo. Siempre me ha inspirado como persona y como escritor, pero tal vez esa es la característica de la que más he aprendido.  

Puedes encontrar a Gabriella en
Web: http://www.gabriellaliteraria.com/ 
Twitter: https://twitter.com/ProyectoPoema

No hay comentarios:

Publicar un comentario