Cuando traduces una novela, creas una nueva obra


Olga Hernández Moreno es traductora literaria y audiovisual de inglés y portugués, además de subtituladora. Por si esto no fuera suficiente para ella, también es booktuber en el canal “La Hormiguita Lectora”. 

En primer lugar, nos gustaría saber un poco más de ti y conocer tu trayectoria en el mundo de la literatura. 
Mi relación con la literatura es bastante cliché. Yo, al principio de la adolescencia y en mis años preadolescentes, odiaba leer. Y, entonces, un buen día, empecé a leer un libro... uno medio independiente, que nadie conoce. Se llama Harry Potter, de una tal J. K. Rowling, ¿os suena? Y, bueno, el resto os lo podéis imaginar. Ya nunca pude parar de leer. Si hay una cosa que tengo clara es que hoy en día soy lectora, tengo un canal y, sobre todo, soy traductora gracias a esos libros (tardaban en ponerlos en venta en español como medio año desde su salida en inglés, así que un día me dije: “A la porra, me lo voy a leer en inglés”. Y, niños, así acabé como traductora y lectora; y, en concreto, como traductora literaria).
 

La Lit Con Madrid te ha invitado este año a participar en una charla traducción. ¿Qué puedes adelantarnos sobre ella? 
La charla será de traducción editorial en concreto (hay muchísimos tipos de traducción), dado que es un evento literario. Traducir novelas puede ser realmente entretenido. Por ejemplo, ¿os imagináis a qué nos enfrentamos cuando vemos chistes o juegos de palabras? ¿O canciones? Es entretenido, sí, pero también es difícil. No todo es color de rosa. La traducción literaria no se hace por el dinero, sino por pasión. De eso no hay ninguna duda.

Bajo tu punto de vista, ¿es la traducción literaria un sustituto de la creación literaria? 
No hay lugar a dudas de que, cuando traduces una novela, creas una nueva obra (de ahí que las traducciones también cuenten con derechos de autor). Tal vez la idea original no sea tuya, pero he visto a lectores alabando la pulida escritura de cierto autor estadounidense, incluso citando pasajes en español, sin nombrar en ningún momento al traductor. Ese hermoso pasaje podría no serlo tanto si esa novela no tuviera una traducción cuidada. La traducción literaria, para mí, es una de las ramas más creativas de la traducción en general. Es más, no todos los traductores somos capaces de desempeñar esta labor en concreto (de ahí que haya muchas especializaciones en la traducción).
 

¿Cuáles son los principales obstáculos a los que se enfrenta un traductor literario? 
En primer lugar, yo diría que a los plazos de entrega. Muchas veces las editoriales tienen mucha prisa por sacar una novela y esto va en detrimento de la traducción, porque, si el plazo es demasiado ajustado, quizás no podamos corregir la traducción tanto como nos gustaría. 
 Otro de los obstáculos lo he nombrado anteriormente: poemas, canciones, juegos de palabras, chistes. No todas las bromas funcionan en todas las lenguas porque el humor va muy ligado a la cultura de un país. Irónicamente, aunque todo esto sea un gran obstáculo, cuando traduces una novela, en mi opinión, también es lo más divertido de traducir. Además, el traductor literario ha de captar la voz de cada personaje y diferenciarlo cuando traduce los diálogos. A propósito de esto, los diálogos son otros de los aspectos más complicados de la traducción y donde a menudo yo misma puedo valorar la calidad de una traducción, fijándome en la naturalidad del lenguaje. 
Otro obstáculo es, por ejemplo, que a veces las editoriales te envían una segunda o tercera parte de una trilogía o saga. En ese caso, tienes que pedir que te envíen los anteriores y leerlos y, de esa forma, tener muy en cuenta las traducciones previas para mantener una coherencia (especialmente si son libros de fantasía o ciencia ficción, donde hay palabras inventadas).
 

Volvamos a la LCM, ¿qué te ha impulsado a participar y, por ende, apoyar un evento como la Lit Con Madrid 2018? 
Como amante de la literatura, adoro este tipo de eventos (y no me quedan muchos cerca porque soy de Canarias, donde no hay tanto movimiento literario como en Madrid) y, por lo tanto, poder participar en uno me hace muchísima ilusión. Y, en concreto, la LCM porque siento que en este evento se le da voz a ciertos sectores que no están tan visibilizados dentro del mundo literario (como autores autopublicados o, como en mi caso, traductores literarios), y creo que es una iniciativa preciosa, para que el público sea más consciente de todo lo que hay ahí fuera en relación a los libros. Además, considero que estos eventos fomentan las relaciones entre lectores y eso es precioso, dado que la literatura tradicionalmente se ha concebido como una actividad solitaria.

¿Qué le dirías a la gente que nunca ha asistido a una charla sobre traducción literaria para que acudan a la de la LCM? 
Creo que podría ser interesante tener un punto de vista distinto sobre el mundo editorial y el funcionamiento de las editoriales (hay muchos lectores que tienen el sueño de publicar algún día, como yo misma). Podría ser interesante plantear un juego de palabras real que haya tenido que traducir, por ejemplo, y ver qué es lo que pondríais vosotros. También habrá alguna sorpresa... en forma de sorteo.

Puedes encontrar a Olga en: 

Twitter: https://twitter.com/olgahmoreno 
Instagram: https://www.instagram.com/olgahmoreno/
YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCwpFaSZ8t-5isKFOcuKb8fQ

No hay comentarios:

Publicar un comentario